gestión de crisis, reputación, rsc, sostenibilidad, transparencia

La importancia de la gestión de los riesgos reputacionales.

photo-1444312645910-ffa973656eba

La reputación es un driver de valor a través de los comportamientos favorables que genera en los grupos de interés e influye en la cuenta de resultados de las organizaciones, por lo que tiene una importancia capital en su gestión.

En mi anterior artículo sobre tendencias en reputación corporativa comenté con anterioridad que la gestión de los intangibles está cada día más presente en las hojas de ruta de las organizaciones. Vivimos en una sociedad en la que no sólo es necesario ser bueno sino también parecerlo ya que para generar una buena reputación es necesario ser coherente entre lo que decimos que hacemos y lo que hacemos realmente, un hecho que es tan válido tanto para empresas y organizaciones como para individuos particulares.

Según el interesante estudio The Impact of Reputation on Market Value realizado en 2012 por el fundador de Reputation Dividend, Simon Cole, la contribución de la reputación al valor de capitalización en el mercado de una empresa es, de media, de más de un 25% de su valor. Aunque esa contribución varía según el tamaño de la compañía y es normalmente mayor a medida que ésta es más grande, algo que no debería sorprendernos ya que cuanto más grandes son las organizaciones más conocidas suelen resultarnos y es más fácil que tengamos una valoración de las mismas.

Por si ese mero dato sobre capitalización no fuera suficiente como para tomarse seriamente la gestión de la reputación, ésta proporciona a la empresa ventajas como, por ejemplo, mayores ventas directas,  nuevas ventas por recomendaciones de terceros, consecución y mantenimiento de licencia para operar, o una mayor atracción y retención del talento.

Por tanto, la reputación corporativa es un activo que debe ser defendido a ultranza, aumentado en la medida de lo posible, y que se ha de tratar por todos los medios de no perder en menor o mayor medida evitando los llamados daños reputacionales.

Según el AON Global Risk Management Survey de 2009, el daño reputacional estaba en la 6ª posición en el Top 10 de riesgos urgentes del negocio, mientras que en 2011 había pasado ya a la 4º posición. En 2014, según la Encuesta Global a ejecutivos sobre riesgos estratégicos de Deloitte, el daño reputacional había pasado a ocupar el puesto nº1 de las preocupaciones de los directivos, sin dejar ya lugar a ninguna clase de dudas acerca de su importancia.

Nota: Artículo inicialmente publicado en Compromiso Empresarial. Para seguir leyendo clique aquí.

Estándar

3 thoughts on “La importancia de la gestión de los riesgos reputacionales.

  1. Pingback: El Dieselgate de Volkswagen, medio año después. | El blog de Albert Vilariño

  2. Pingback: ¿Qué es la ceguera ética y por qué se produce? | El blog de Albert Vilariño

  3. Reblogueó esto en La Ruta del Comprador Sostenibley comentado:
    Y los riesgos se vuelven críticos cuando desde la relación con nuestros proveedores no somos capaces de implementar, medir, regular, corregir criterios de Responsabilidad Social… y no me refiero a los códigos de conducta y/o ética, me refiero a el desarrollo a largo plazo de sinergias colaborativas que garanticen impactos positivos de nuestras organizaciones en nuestros entornos.

    Para ejemplo: Los proveedores de la industria textil y la explotación laboral. Por mencionar uno de los más vistosos y de actualidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s