materialidad, rsc, sostenibilidad, tendencias

Los millennials y la sostenibilidad: no todos dentro del mismo saco.

millennial

El término millennial (o también generación Y) está siendo repetido hasta la saciedad generalmente tratando de homogeneizar un conjunto de población que aunque comparte ciertos rasgos o características comunes están lejos de ser heterogéneas.

A partir de esa supuesta homogeneidad se dan todo tipo de consejos en toda clase de publicaciones.

Estamos acostumbrados a leer a diario artículos sobre cómo atraer el “talento millennial”, cómo afrontar una entrevista de trabajo o de negocios si se hace con un millennial, cómo trabajan, cómo compran, cómo llegarles desde el punto de vista del marketing, etc., etc..

Pero pocos de esos artículos hacen distinciones dentro del grupo de los millennials, y consideran a los individuos dentro de él como de iguales características de comportamiento, independientemente de variables económicas, geográficas, formativas, etc.

 

¿Están todos los millennials cortados por el mismo patrón?

Para empezar, una rápida visita a la definición de Generación Y en la Wikipedia nos da una pista al respecto cuando nos dice “No hay precisión respecto de las fechas de inicio y fin de esta generación. Los comentaristas utilizan las fechas de nacimiento comprendidas desde 1980 hasta 1999”.

Es decir, que ni para otorgar un rango de edad al grupo de millennials hay establecido un consenso. Pero eso no es algo nuevo, puesto que si echamos un vistazo en la misma fuente vemos que para la generación anterior (la llamada X) como para la posterior (la Z) tampoco hay un consenso.

Desde la lógica, ¿podemos pensar que una persona nacida en 1980 (y que en la actualidad tiene 36 años) se comporta igual o tiene los mismos anhelos y necesidades que alguien nacido en 1999 (con 17 años en la actualidad)?

Creo que está claro que no y, aunque he ido a coger los dos extremos en cuanto a las supuestas edades de esa generación, lo mismo pasará si contemplamos ejemplos menos extremos.

Por tanto, toda generalización de cualquier tipo basada en la pertenencia a ese grupo creo que queda lejos de ser verídica si el grupo no se segmenta según comportamientos, actitudes, aptitudes y necesidades reales de sus miembros. Se podrán dar unos rasgos muy genéricos pero de poco servirán si no se profundiza más.

Seguir leyendo

Estándar
comunicación, materialidad, reporting, rsc, sostenibilidad, tendencias, transparencia

Reporting de sostenibilidad: los nuevos GRI Standards.

logo-gri

Acaba de ser publicada la última versión de los estándares de reporte de sostenibilidad del Global Reporting Initiative (GRI). Esta versión, que suplirán a la anterior G4, ha sido bautizada simplemente como GRI Standards.

Las nuevas normas GRI son dictadas por el Global Sustainability Standards Board (GSSB), organismo emisor de normas independiente del GRI, e incorporan los conceptos clave y las revelaciones de contempladas en las Directrices y el Manual de Aplicación G4, pero con una nueva y mejorada estructura y formato.

Por ahora toda la documentación relativa al nuevo estándar está en inglés.

Comentaremos ahora las nuevas normas, como una primera aproximación general para el lector, basándonos en la presentación en inglés que la misma GRI hace de ellas y que está disponible en su web.

 

¿Qué características tienen estas nuevas normas?

Presentan una estructura más flexible y preparada para el futuro, asegurando que los estándares GRI permanecen actualizados y adecuados, y sus referencias tienen una mayor adecuación a las iniciativas políticas para permitir una mayor integración en los gobiernos y la legislación de los mercados en todo el mundo.

Han sido desarrolladas con múltiples contribuciones de las partes interesadas teniendo siempre en mente el interés público.

 

¿En qué cambian respecto a G4?

Los nuevos estándares tienen:

  • Nueva estructura modular: las normas ahora están organizadas como un conjunto modular de normas interrelacionadas.
  • Nuevo formato con requisitos más claros: el nuevo formato tiene claras distinciones entre Requisitos (indicados por “deberá”), Recomendaciones (“debería”) y Orientación.
  • Contenidos más claros: conceptos clave de G4 se han aclarado para mejorar la comprensión y la aplicación de las Normas. Por ejemplo ahora los contenidos de G4 (incluyendo indicadores) tienen identificadores únicos basados en el número de la guía (ej. el contenido G4-10 es ahora el 102-8, localizado en GRI 102: Contenidos Generales).
  • Mayor flexibilidad y transparencia en el uso de las normas: tanto para las organizaciones que preparan un informe de conformidad con las normas, como para las que los que utilizan guías concretas para reportar información específica.
  • Reedición general: el contenido de G4 ha sido editado para mayor claridad y se ha utilizado un lenguaje más sencillo.

 

evolución-G4-standards

Fuente: Global Reporting Initiative (GRI).

Seguir leyendo

Estándar
cambio climático, innovación, materialidad, rsc, sostenibilidad, transparencia

¿Cómo podemos calcular el despilfarro de alimentos?

sirviendo-comida

El objetivo nº 2 de los Objetivos del Desarrollo Sostenible para el 2030 propone “poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible”.

Aunque la proporción de personas desnutridas disminuyó casi a la mitad en las últimas décadas y se ha avanzado muchísimo en la erradicación del hambre extrema todavía se estima que 795 millones de personas sufrían de desnutrición crónica en 2014, principalmente en el continente africano.

Mientras, en los países desarrollados no sólo podemos decir que no existe hambre extrema sino que se despilfarran alimentos en toda la cadena que va desde su cosecha hasta el propio consumidor final, lo cual supone a nivel mundial que se pierda o desperdicie cada año comida por valor de 750 mil millones de dólares.

Esa comida se desaprovecha o se pierde en los diferentes procesos de la cadena de valor como son la producción, manipulación y almacenamiento, procesado, distribución y venta, y finalmente en el consumo. Pero, como podemos ver en el siguiente gráfico, los porcentajes de comida perdida en cada una de esas etapas no son iguales en todo el planeta sino que varían muy significativamente según la situación geográfica.

desperdicio-alimentario-según-geografía

Fuente: “What’s Food Loss and Waste Got to Do with Sustainable Development? A Lot, Actually” de Brian Lipinski.

Seguir leyendo

Estándar
cambio climático, materialidad, riesgos, rsc, sostenibilidad, tendencias

Principales conclusiones del Informe sobre el estado de los negocios sostenibles en Europa.

El año pasado analizamos las tendencias en Responsabilidad Social Corporativa a nivel mundial en dos artículos del blog (1ª parte y 2ª parte), y en el que hoy nos ocupa vamos a repasar algunos datos interesantes sobre puntos clave de la RSC en Europa para 2016.

Se ha publicado hace poco por parte de Ethical Corporation el estudio “State of Responsible Business Report 2016” que capta las nuevas tendencias en sostenibilidad corporativa y aborda cuestiones como la materialidad y la reputación, la integración en las estrategias y operaciones, y el papel de los grupos de interés.

El informe es de pago, pero se pueden descargar de manera gratuita resúmenes relativos a Asia, Europa y Norteamérica. A nivel mundial se entrevistaron a 2022 profesionales de la sostenibilidad, siendo 829 de ellos europeos (41% del total) sobre los cuales se ofrecen los datos en el resumen que trataremos hoy.

work-and-role

Seguir leyendo

Estándar
materialidad, rsc, sostenibilidad, transparencia

Mentalidades ante la RSE y diálogo con los grupos de interés.

RSE-ante-el-espejoEl pasado 16 de abril tuve la oportunidad de asistir en ESADE a la presentación del libro “La RSE ante el espejo”, llevada a cabo en Barcelona por sus autores Sira Abenoza y Josep M. Lozano. Desgraciadamente el tiempo destinado a la presentación fue un poco corto pero sirvió para despertar aún más interés por la lectura del libro, cosa que he hecho este fin de semana.

Para la realización del libro se ha entrevistado a veintiuna personas representativas del ámbito de la RSE por su trayectoria profesional en diversos frentes: directores de RSE, políticos, consultores, sindicatos, ONG’s, etc. Se les ha preguntado sobre la evolución de la Responsabilidad Social en España en los últimos 15 años, y se nos presentan de manera anónima sus opiniones sobre las mentalidades de la RSE, sus grandes logros y decepciones, sus funciones, sus tópicos, los temas de especial relevancia y cómo han de ser los profesionales de la RSE del futuro. En esta entrada en el blog de Manuel Hurtado podemos ver un conciso resumen del libro.

Como pequeña crítica al libro, creo que se debería haber entrevistado a un número mayor de mujeres, ya que sólo hay dos entre las veintiuna personas entrevistadas, pero también desconozco si se ofreció esa oportunidad a más féminas ni si hubo respuestas negativas por su parte.

Una de las partes del libro que más llamaron mi atención es la de “los tópicos de la RSE”. Esperaba encontrarme (no, realmente deseaba no hacerlo) algún comentario del estilo de que “la RSE está en el ADN de las empresas” o alguna cosa así, y la verdad es que alguno sí que ha habido aunque no ha sido ese. En concreto, los entrevistados tienen diferentes visiones en cuanto a si una empresa responsable es aquella que se preocupa por dialogar con sus grupos de interés, cosa que sí creen pero de manera matizada. Hay quienes defienden que se debe conversar constantemente con los grupos de interés, de manera bidireccional y no sólo cuándo toca hacer o presentar la memoria anual de RSE. Otros, en cambio, creen que el diálogo está sobrevalorado y que lo que las organizaciones han de hacer es conversar y escuchar, pero centrándose en aquellos temas relamente materiales, y no en “dialogar por dialogar”. Los más comprometidos creen que hay que tener la capacidad y la voluntad para ponerse en el lugar de los grupos de interés y querer empatizar con ellos, perdiendo el miedo a que éstos critiquen a la organización y viendo que realmente esas críticas son oportunidades de mejora y que nos están señalando posibles riesgos actuales y/o futuros con los que deberemos contar e intentar minimizar. La mejora de la gestión sería entonces, sin duda, uno de los objetivos finales de ese diálogo. Para algunos otros, no se debe contar con todos los grupos de interés sino con aquellos que realmente pueden hacer más daño a la organización en caso de que algún riesgo pase de potencial a una realidad tangible, es el enfoque más utilitarista del diálogo con los stakeholders. Como bien dice el texto del libro, “el diálogo con los grupos de interés, como vemos, es un ejemplo claro en el que se pone de manifiesto el impacto determinante que tiene en su enfoque la mentalidad desde la que se aborda”, mentalidades que quedan descritas en su capítulo 1 y que se resumirían en gestora, profesional y transformadora.

Seguir leyendo

Estándar