innovación, rsc, sostenibilidad, tendencias

Cuando las apps aportan un beneficio social: Be my eyes.

Photo by Daniil Kuželev on Unsplash

En el momento en que la tecnología se dirige a ayudar a las personas en lugar de a hacerles perder el tiempo, crearles adicciones de manera más o menos indirecta o a aprovecharse de sus datos con oscuras intenciones, suceden cosas maravillosas.

Sí, puede que la frase anterior suene un poco, como dirían algunos, “happy flower”, pero el que esto escribe cada vez está más harto y huye del uso e instalación de aplicaciones de móvil, tableta u ordenador que son totalmente superfluas y sirven para poco más que para alimentar el big datade sus creadores, mientras que experimenta con otras que, más allá de que suponen un negocio para sus programadores, sirven para ayudar a terceros de una manera u otra.

Y digo que suceden cosas maravillosas porque ponerse desinteresadamente a disposición de un tercero a través de una apppara ayudarle con alguna cosa puntual no solo puede ser realmente útil para ese tercero sino que también sirve para ser consciente de que todos podemos, fácilmente y desde cualquier lugar, aportar nuestro granito de arena en ayudar a los demás, y también darnos cuenta de la necesidad de innovar con esa idea en mente.

Esta semana pasada pude experimentar todas esas cosas al recibir por primera vez una solicitud de asistencia a través de la appBe my eyes, una aplicación gratuita disponible para IOS y Android que conecta a personas ciegas o con baja visión con voluntarios videntes para obtener asistencia visual a través de una videollamada en vivo.

Sigue leyendo

Estándar
ética, confianza, innovación, rsc, sostenibilidad, tendencias

¿Cómo será el futuro del trabajo?

Photo by Joshua Sortino on Unsplash

El trabajo, tal y como lo entendemos, está en profunda transformación, y los retos y oportunidades que surgirán en el futuro necesitan de medidas para que no se ahonde en las desigualdades y se aumente la incertidumbre.

Esa es la idea principal que surge del informe Trabajar para un futuro más prometedor realizado por la Comisión mundial sobre el futuro del trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Un futuro del trabajo en el que se van a mezclar diversos asuntos como la automatización, la ecologización de las economías o la evolución demográfica y que necesitará de acciones y cambios importantes.

Y todo ello a través de la revitalización del contrato social que asegure a los trabajadores una participación justa en el progreso económico, el respeto de sus derechos y la protección de los riesgos a los que se exponen a cambio de su constante contribución a la economía.

Para cumplir con ese contrato social y fortalecerlo, la Comisión propone un programa de acciones centrado en las personas que las sitúen en el centro de las políticas económicas y sociales y de la práctica empresarial.

 

El panorama del trabajo se debe adaptar a las personas y no al revés.

El programa de la Comisión no tiene como objetivo conseguir que las personas se adapten a este nuevo horizonte del mercado laboral, sino que tiene una visión más audaz que pretende orientar las transformaciones en curso hacia un futuro del trabajo que confiera dignidad, seguridad e igualdad de oportunidades, y que amplíe las libertades humanas.

El primer paso propuesto para ello es aumentar la inversión en las capacidades de las personas.

Sigue leyendo

Estándar
ética, confianza, innovación, riesgos, rsc, sostenibilidad, tendencias, transparencia

En busca de una inteligencia artificial en la que confiar.

Photo by Franck V. on Unsplash

Sentar las bases de cómo minimizar los riesgos de la inteligencia artificial (IA) a la vez que se maximicen los beneficios de ésta es una necesidad a la que los estamentos oficiales parece que empiezan a dar respuesta.

Es este, el de la innovación tecnológica y sus retos, un tema apasionante para mí, y del que ya escribí al respecto en el artículo de opinión “Inteligencia artificial y responsabilidad social corporativa”.

Necesitamos, más pronto que tarde, que se piense, se regule, se legisle y se dé respuesta a dilemas derivados de la implantación de esta tecnología cada vez más cercanos en nuestro horizonte.

Como parte de esa necesidad de respuesta, el denominado Grupo de expertos de alto nivel sobre inteligencia artificial (AI HLEG) de la Comisión Europea se ha puesto manos a la obra para elaborar un borradorde las Directrices éticas sobre IA que deberá producir un documento final este año 2019.

Estas Directrices quieren ir más allá de una simple enumeración de principios y valores esenciales, y pretenden servir de guía para su aplicación real en sistemas de IA, ofreciendo diversos niveles de abstracción.

El grupo de expertos en IA está formado por 52 representantes de la sociedad civil, la industria y la universidad, y tiene como objetivo principal asesorar a la Comisión sobre los próximos pasos que abordarán los desafíos y oportunidades a mediano y largo plazo relacionados con la IA a través de recomendaciones que se incorporarán al proceso de desarrollo de políticas, al proceso de evaluación legislativa y al desarrollo de próximas estrategias digitales.

Los expertos abogan por un enfoque de la IA centrada en el bienestar de los seres humanos pero desde la confiabilidad. Las personas deben poder confiar en la IA ya que es la única manera de que se puedan beneficiar completamente de ella, algo con lo que estoy totalmente de acuerdo.

Sigue leyendo

Estándar
ética, confianza, innovación, rsc, sostenibilidad, tendencias

Las 5 claves del auge de la empresa social.

Photo by Priscilla Du Preez on Unsplash

El capital social de las empresas crece en importancia a la hora de determinar el propósito de las organizaciones, guiar sus relaciones con los grupo de interés e influir en su éxito o fracaso final.

Ese cambio profundo al cual se enfrentan los líderes empresariales de todo el mundo viene reflejado en la edición 2018 del informe “The rise of the social Enterprise. Deloitte Global Human Capital Trends”, basado en una encuesta global de más de 11.000 líderes empresariales y de recursos humanos, así como entrevistas con ejecutivos de algunas de las organizaciones líderes de la actualidad.

Las organizaciones de hoy en día se juzgan cada vez más en función de sus relaciones con sus trabajadores, sus clientes y sus comunidades, así como su impacto en la sociedad en general, convirtiendo a empresas comerciales en empresas sociales.

Por empresa social se entiende una organización cuya misión combina el crecimiento de los ingresos y la obtención de beneficios con la necesidad de respetar y apoyar su entorno y la red de partes interesadas. Esto incluye escuchar, invertir y administrar activamente las tendencias que están configurando el mundo de hoy.

Es, por tanto, una organización que asume su responsabilidad de ser un buen ciudadano (tanto dentro como fuera de la organización), actuando como un modelo a seguir para sus pares y promoviendo un alto grado de colaboración en todos los niveles de la organización.

Sigue leyendo

Estándar
ética, compras, rsc, sostenibilidad, tendencias, transparencia

Trabajo decente en las cadenas de suministro: retos y oportunidades.

Photo by Rob Lambert on Unsplash

Las cadenas de suministro representan una de las palancas más importantes para que las empresas creen un impacto positivo en el mundo.

Un mercado cada vez más globalizado y la relocalización de la producción hacen que el aseguramiento del trabajo decente en dichas cadenas de suministro sea cada día más importante para muchas empresas.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define trabajo decente como “la oportunidad de acceder a un empleo productivo que genere un ingreso justo, la seguridad en el lugar de trabajo y la protección social para las familias, mejores perspectivas de desarrollo personal e integración social, libertad para que los individuos expresen sus opiniones, se organicen y participen en las decisiones que afectan sus vidas, y la igualdad de oportunidades y trato para todos, mujeres y hombres”.

En resumen, el trabajo decente sintetiza las aspiraciones de las personas durante su vida laboral.

Para conocer el estado del trabajo decente en la actualidad, el Global Compact de Naciones Unidas ha publicado recientemente su informe “Decent work in global supply chains: A baseline report”.

Este estudio pretende resumir los datos de las entrevistas con ejecutivos de cadena de suministro, compras y sostenibilidad de 17 de las empresas que participan en la Plataforma de Acción del Pacto Mundial de las Naciones Unidas sobre el Trabajo Decente en las Cadenas de Suministro Globales.

Sigue leyendo

Estándar
materialidad, rsc, sostenibilidad, tendencias, transparencia

5 herramientas para medir el impacto social de las empresas.

herramientas-medición-impacto-social

Photo by Siora Photography on Unsplash

La máxima del “lo que no se mide no existe o no se puede mejorar” es especialmente importante e interesante a la hora de tratar sobre la medición de los impactos de las empresas en su entorno.

Más allá de la discusión de si la frase es más o menos cierta o aplicable, una cosa está clara y es la dificultad que en muchas ocasiones tienen las organizaciones para cuantificar, valorar y sacar conclusiones de sus acciones y actividades relacionadas con la responsabilidad social corporativa y sus esfuerzos por contribuir positivamente a la sociedad.

Para valorar esos impactos existen diversas herramientas, que el Clúster de Impacto Social de Forética ha incluido en la guía “Midiendo el valor del Impacto Social Empresarial. Guía de herramientas de medición y valoración del Impacto Social Empresarial” publicada recientemente.

La medición de ese impacto social servirá a las empresas para rendir cuentas de su desempeño social, poner en valor externamente su contribución a la sociedad, mejorar la toma de decisiones estratégicas y la gestión de expectativas y resultados, y generar una mayor credibilidad en grupos de interés tales como clientes, proveedores, inversores o administraciones públicas.

Sigue leyendo

Estándar
rsc, sostenibilidad, tendencias

¡Por el derecho a reparar los aparatos electrónicos!

derecho-reparación-right-to-repair

Photo by Alexander Andrews on Unsplash

Poder reparar aquello que en su día compramos para poder alargar su vida útil y de paso no incurrir en nuevos gastos y provocar nuevos impactos en el medio ambiente, es un derecho por el que no debemos dejar de luchar.

En esta sociedad en la que nos ha tocado vivir, estamos más que acostumbrados a la cultura del usar y tirar, de la obsolescencia programada y a cambiar cosas que han dejado de funcionar (e incluso aquellas que aún funcionan perfectamente) por otras nuevas con quizá algunas mejoras sobre las que ya poseemos, aunque estas sean quizá tan simples como un cambio de diseño o alguna función que ni si quiera necesitamos realmente.

La espiral consumista nos lleva muchas veces a ni plantearnos reparar lo que se ha estropeado, generalmente electrodomésticos y aparatos electrónicos varios, cegados por el marketing y la idea de renovar nuestros “trastos antiguos y obsoletos” (nótense las comillas).

En el caso de que decidamos que queremos reparar esos aparatos, nos podemos encontrar con que nos falten los conocimientos, las herramientas o el acceso a profesionales que saben cómo repararlos, pero en muchas otras ocasiones no lo podemos hacer sencillamente porque el aparato fue diseñado desde un inicio por su fabricante para dificultar su apertura y su reparación incluso para manos expertas.

Sigue leyendo

Estándar