ética, comunicación, confianza, gestión de crisis, reputación, riesgos, rsc, transparencia

Facebook no ha hecho sus deberes.

Photo by William Iven on Unsplash

Por casi todos es conocida ya la frase referida a los servicios gratuitos en internet de “si aquello que recibes es gratis, es que realmente el producto eres tú”. Esa afirmación no es sólo cierta sino que ha quedado realmente patente en el escándalo en el que se ha visto implicado Facebook.

El viernes 16 de febrero, Facebook anunció la cancelación de la cuenta en la red social de la empresa británica de explotación de datos Cambridge Analytica por usar datos recopilados de manera inapropiada de los usuarios de dicha red.

Cambridge Analytica utilizó información proveniente de entre 30 y 50 millones de ciudadanos de Estados Unidos que habían sido inicialmente recopilados por el académico de la Universidad de Cambridge, Aleksandr Kogan.

Los datos se recolectaban a través de la contestación a una encuesta (gratificada con unos 2$) que tenía como únicos requerimientos ser estadounidense y descargar una app de Facebook que obtendría información sobre el encuestado y su red (p.e. datos demográficos básicos y “me gusta” de categorías, lugares, personas famosas, etc.).

Ese conjunto de datos iba a ser utilizado sólo para fines de investigación académica de manera agregada y sin posibilidad de identificar a sujetos individuales, pero no fue así.

Facebook fue conocedora de estos hechos y pidió a la empresa que destruyera estos datos en 2015, lo cual no sucedió realmente.

Sigue leyendo

Estándar
ética, confianza, rsc, sostenibilidad, transparencia

Empresas, trabajadores y valores.

Photo by Helloquence on Unsplash

La no concordancia entre los valores requeridos por las empresas y los que los trabajadores ofrecen es una fuente de ineficiencias y problemas tanto internos como externos para las empresas.

Algunos expertos dicen que nuestra sociedad está inmersa en una crisis de valores. Una crisis de valores que no significa forzosamente que éstos hayan desaparecido sino que se han transformado y mutado en otros con los consiguientes cambios en cómo nos relacionamos las personas y por ende la sociedad.

Se ha pasado de unos valores más bien tradicionales a otros a los que nos ha arrastrado la sociedad actual, basados sobretodo en el individualismo, el hedonismo y el consumismo.

Lamentablemente, a otro nivel las empresas no se quedan al margen de esa crisis y parece que sus valores no están en consonancia con los que piden a sus trabajadores, ni con lo que los potenciales trabajadores que aspiran a integrarse en sus plantillas pueden ofrecer, ni con lo que éstos últimos querrían ver dentro de las empresas en las que entran a trabajar.

Hasta no hace mucho pensaba que lo anterior era meramente una especie de sensación personal, fruto de pensamientos y de comentarlo con otras personas, pero la lectura de un informe publicado recientemente con una búsqueda básica en internet ha servido para que pase de ser una sensación a una realidad.

Sigue leyendo

Estándar
confianza, rsc, sostenibilidad, transparencia

¿De dónde vienes? ¿A dónde vas, Uber?

Photo by Simone Acquaroli on Unsplash

La compañía estadounidense con presencia en más de 630 ciudades en 77 países tiene a sus espaldas un buen número de escándalos y acciones poco responsables.

Con anterioridad en otro artículo de opinión hablé acerca de la necesidad de innovar responsablemente. Uber es un ejemplo de esa necesidad, pero no sólo en cuanto a la innovación en sí sino en cómo la empresa trabaja.

Está muy manido el dicho de que la RSC no tiene que ver con de qué manera se gasta una empresa sus beneficios sino en cómo los hace, pero obviamente sigue siendo real y estando totalmente vigente.

Uber, fundada en 2009, no ha destacado nunca especialmente por tener en su agenda el gestionar la empresa con responsabilidad ante ninguno de sus grupos de interés, y sí por crecer y obtener beneficios por delante de cualquier otra consideración y a cualquier precio.

A continuación mencionaré algunos de los comportamientos irresponsables más sonados de la empresa.

 

Los trabajadores, lejos de ser el activo más importante y cuidado.

El trato de Uber a sus empleados no se puede decir que sea el mejor.

Susan Fowler una ex ingeniero de la compañía, denunció haber sido acosada sexualmente en Uber por su jefe y cuando se quejó a RR.HH. sus quejas no fueron escuchadas y su jefe la amenazó con despedirla por dar a conocer la situación.

Sigue leyendo

Estándar
ética, rsc, sostenibilidad, tendencias, transparencia

El propósito en las organizaciones, clave en la relación empresa-trabajador.

Photo by Ian Schneider on Unsplash

De un tiempo a esta parte, el propósito se ha convertido en la nueva palabra de actualidad entre aquellas empresas socialmente responsables y entre expertos en gestión empresarial y sostenibilidad.

Desde el punto de vista de las empresas, el propósito viene a ser aquello por lo cual éstas existen más allá de ganar dinero. Una organización o marca con propósito es, por tanto, aquella que utiliza su posición única y sus capacidades para hacer frente a una necesidad social, individual o ambiental.

Mientras, si lo observamos desde el punto de vista de los trabajadores, el propósito significa encontrar un trabajo que realmente importe a cada persona y, a través de esa relación con la empresa, poder generar un impacto positivo y significativo.

 

Primer estudio global sobre el propósito en el puesto de trabajo.

La conocida red profesional Linkedin junto con Imperative, una empresa con fines de beneficio social dedicada al empoderamiento de la próxima generación de líderes, publicaron el informe “Purpose at work”, realizado sobre una base de 26.151 miembros de Linkedin de 40 países, y que pretende ser el mayor estudio mundial sobre el papel del propósito en las plantillas laborales.

Según el informe, en los últimos tres años el 58% de las organizaciones con un propósito claramente articulado y entendido experimentaron un crecimiento de más de un 10%, mientras que un 42% de aquellas sin un propósito claro obtuvieron crecimientos negativos.

Los resultados muestran que a nivel mundial el propósito es un factor importante en el lugar de trabajo, con más y más empleados valorando muy positivamente aquellos puestos de trabajo que les permiten conectarse con su propósito personal.

Por tanto, las empresas que entienden el creciente énfasis del propósito en el panorama profesional de hoy en día mejoran su capacidad para atraer a los empleados y retenerlos por períodos más largos de tiempo.

Sigue leyendo

Estándar
ética, confianza, rsc, sostenibilidad, transparencia

Los pilares de la gestión social familiar.

El pasado mes de octubre me contactó Àlvar Hernández para hacerme unas preguntas sobre RSC para su artículo “Los pilares de la gestión social familiar”. Dicho artículo contó con la opinión de otros expertos y se publicó en la revista Forbes del mes de noviembre.

Lo reproduzco a continuación (haciendo click sobre la foto se puede obtener una imagen aumentada).

 

Estándar
ética, comunicación, confianza, gestión de crisis, reputación, riesgos, rsc, sostenibilidad, transparencia

Los fabricantes aceleran el coche eléctrico con el dieselgate en el retrovisor.

Carlos Otiniano, redactor del periódico económico Cinco Días, me contactó recientemente para preguntar mi opinión sobre el escándalo del dieselgate y la RSC para su artículo “Los fabricantes aceleran el coche eléctrico con el dieselgate en el retrovisor” que fue publicado el sábado 25 de noviembre en un especial sobre RSC.

Reproduzco dicho artículo a continuación (haciendo click sobre la foto se puede obtener una imagen aumentada, o aquí para visitar la versión online).

 

Estándar
confianza, rsc, sostenibilidad, tendencias, transparencia

Cuando colaborar con la competencia es bueno para la sostenibilidad.

Photo by James Thomas on Unsplash

Las empresas deben promover prácticas y colaboraciones innovadoras que tengan a la sostenibilidad como principal beneficiada.

La colaboración entre empresas en busca de beneficios comunes no es algo nuevo y podemos encontrar múltiples ejemplos de ello, tanto actuales como de hace un tiempo.

Esas iniciativas han sido realizadas de igual manera por empresas que no eran competencia directa y por otras que sí lo eran, y se han llevado a cabo por diferentes razones entre las cuales están el desarrollo de nuevos productos, el aprovechamiento de sinergias, la creación y compartición de conocimiento, la reducción de costes de desarrollo, la reducción de tiempo para lanzar un producto o servicio, etc.

Aunque son pocas aún las colaboraciones llevadas a cabo entre organizaciones competidoras con una finalidad meramente de avance en sostenibilidad, a continuación se exponen algunos ejemplos de esas iniciativas que sí se han realizado con la sostenibilidad en mente.

 

El esfuerzo compartido dentro de la industria textil.

El sector textil es uno de los más dados a colaborar a favor de la sostenibilidad.

En 2011, Greenpeace identificó a los fabricantes de textiles en China como losprincipales contaminadores mediante productos químicos peligrosos.

La ONG escribió cartas a grandes marcas de moda multinacionales que estaban subcontratando su producción a estas plantas contaminantes, desafiándoles a “desintoxicar” su proceso de fabricación.

Los principales actores en las industrias de ropa y calzado unieron sus fuerzas para establecer la Zero Discharge of Hazardous Chemicals (ZDHC), incluyendo en su grupo inicial a empresas como Adidas Group, C&A, G-Star Raw, H&M, Levis Strauss, Nike o Puma.

Sigue leyendo

Estándar