cambio climático, riesgos, rsc, sostenibilidad, tendencias

¿Qué hacen las empresas con más gasto de agua para mejorar la seguridad hídrica?

Photo by Cia Gould on Unsplash

En la actualidad, se calcula que más de 3.000 millones de personas en ciudades, pueblos y aldeas de todas las regiones del mundo carecen de acceso al agua potable y que la cantidad de agua dulce disponible por persona se ha reducido en una quinta parte en dos décadas.

Cada año, cerca de 300.000 niños menores de cinco años mueren por causas relacionadas con el agua sucia y el saneamiento deficiente.

Como resultado del incumplimiento del derecho humano básico de acceso al agua, se generan importantes consecuencias para la salud pública que además impiden el desarrollo socioeconómico y la reducción de la pobreza.

También, el cambio climático juega un papel muy importante en la escasez de agua y las proyecciones indican que, si no mantenemos el calentamiento global por debajo de 1,5 grados centígrados, habrá graves consecuencias en la disponibilidad de agua suficiente y limpia para las necesidades humanas básicas y para la producción de alimentos y energía.

Por su parte, los ecosistemas acuáticos también se resienten, habiéndose producido desde 1970 un descenso del 84% en el tamaño de las poblaciones de especies de agua dulce, en comparación con un descenso del 68% en todas las especies. Estamos perdiendo humedales tres veces más rápido que bosques naturales, nada menos que el 87% de los humedales del mundo desde 1700.

Sigue leyendo
Estándar
cambio climático, sostenibilidad, tendencias

La cara y la cruz del Blockchain: el coste medioambiental del Bitcoin.

Photo by André François McKenzie on Unsplash

El blockchain, ese palabro relativamente reciente y mayormente desconocido para la mayoría de todos nosotros, empieza a ser en la actualidad y lo será más en un futuro, protagonista de debate en cuanto a los pros y los contras que tiene respecto a la sostenibilidad.

Detrás de esa denominación, que traducida al español sería cadena de bloques, se encuentra una tecnología sobre todo conocida por ser la que está detrás del funcionamiento de las llamadas criptomonedas, entre las cuales la más famosa es el Bitcoin.

Pero dicha tecnología va más allá de las criptomonedas y puede hacerse servir en diferentes campos, muchos de los cuales relacionados con la mejora de la sostenibilidad, tal y como ya comentamos en esta revista en el artículo “‘Blockchain’: un mundo de utilidades para la sostenibilidad”.

Entre los beneficios de la cadena de bloques estaba, por ejemplo, la transparencia e inmutabilidad de los datos, la desintermediación en los procesos llevados a cabo, o los costes más bajos y transacciones más rápidas. 

Esos beneficios se traducirían en utilidades como el tener un reporting de sostenibilidad y cadena de suministros más controlados, mayor transparencia en las donaciones a ONG’s, su aplicación a los créditos de carbono para crear una «moneda de carbono», u otras grandes posibilidades de la tecnología en la creación de nuevas iniciativas en materia de sostenibilidad.

Sigue leyendo
Estándar
compras, rsc, sostenibilidad, tendencias

¿Qué factores impulsan la sostenibilidad en la cadena de suministro?

Photo by Daniel von Appen on Unsplash

La presión de los grupos de interés es un componente importante y esencial del proceso de toma de decisiones de una empresa y para la adopción de prácticas de gestión responsable de las cadenas de suministro, que se han convertido en una parte integral de la economía global, cambiando los patrones de comercio, inversión y producción en las industrias mundiales.

Dicha gestión responsable de la cadena de suministro verá, además, en un futuro próximo un aumento de la presión regulatoria debido a la legislación creciente alrededor de la responsabilidad social corporativa que en la Unión Europea se desarrolla dentro de su plan por la transformación verde y sostenible. 

Ante esa presión ejercida por las regulaciones, la comunidad inversora e incluso por parte los clientes, es necesario realizar un análisis exhaustivo de las prácticas actuales del tejido empresarial en su conjunto en cuanto a la gestión de su cadena de suministro.

Sigue leyendo
Estándar
rsc, sostenibilidad, tendencias

La parte que toca a las empresas para cumplir con la Agenda 2030.

Photo by JESHOOTS.COM on Unsplash

En 2015, los líderes mundiales acordaron 17 Objetivos Globales (conocidos como Objetivos de Desarrollo Sostenible u ODS). Estos objetivos tienen el poder de crear un mundo mejor para 2030, poniendo fin a la pobreza, luchando contra la desigualdad y abordando la urgencia del cambio climático. 

Guiados por los objetivos, ahora corresponde a gobiernos, empresas, sociedad civil y público en general, trabajar juntos para construir un futuro mejor para todos.

Han pasado cinco años desde el acuerdo sobre los ODS y todavía queda mucho trabajo por delante. El Informe de Progreso elaborado en 2020 por las Naciones Unidas constata que los avances en los Objetivos siguen siendo desiguales e identifica las áreas en las que se requieren mejoras significativas

Entre los ámbitos en los que más se ha avanzado hasta el momento se encuentran la disminución de la pobreza mundial, el descenso de las tasas de mortalidad materna e infantil, el acceso a la electricidad de más personas, la elaboración de más políticas nacionales de desarrollo sostenible y la firma de acuerdos internacionales para la protección del medio ambiente. 

Al mismo tiempo, los avances se estancaron o se invirtieron, entre otros temas, en el número de personas que padecen hambre, el ritmo del cambio climático y el aumento de las desigualdades.

Sigue leyendo
Estándar
materialidad, riesgos, rsc, sostenibilidad

Gestionar riesgos no financieros sigue siendo una asignatura pendiente.

Photo by Loic Leray on Unsplash

La gestión de riesgos es quizá una de las facetas de la responsabilidad social corporativa menos desarrolladas, convirtiéndose en un tema a solucionar con premura en de organizaciones de todos los sectores.

Como cada comienzo de año, el Foro Económico Mundial ha publicado su informe anual sobre riesgos a los que nos enfrentamos como sociedad. Sólo la irrupción en 2020 de la Covid-19, en el puesto nº 4, ha provocado que los riesgos relacionados con el medioambiente no copen el top 5 de riesgos por probabilidad de ocurrencia.

Concretamente, los cinco primeros riesgos a los que se otorga más probabilidad de que ocurran en 2021 son: clima extremo, fracaso de la acción climática, daño ambiental causado por los humanos, enfermedades infecciosas y pérdida de la biodiversidad.

En cuanto a riesgos por severidad de impacto, en el segundo lugar nos encontramos con el fracaso de la acción climática, en el cuarto la pérdida de biodiversidad, y en el quinto las crisis de recursos naturales.

Sigue leyendo
Estándar