COVID19, reputación, rsc, sostenibilidad, tendencias

Los españoles más ricos: menos ricos, pero más solidarios.

En el mes de octubre me contactó Àlvar Hernández para dar mi opinión en el artículo “Los españoles más ricos: menos ricos, pero más solidarios”, publicado dentro del número 78 de la revista Forbes perteneciente al mes de noviembre-diciembre de 2020.

Dicho artículo versa sobre la filantropía personal de los dueños o accionistas mayoritarios de las empresas y de la responsabilidad social de éstas últimas.

De nuevo, se señala en el artículo la diferencia entre filantropía y RSC. Aunque la filantropía puede formar parte de las estrategias de RSC de una empresa, ésta última va mucho más allá que un simple gesto filantrópico. La filantropía trata de  lograr cambios social mediante la realización de generosas contribuciones económicas, mientras que la RSC es mucho más amplia y trata de minimizar o eliminar los impactos negativos que la actividad que las empresas tienen en los grupos de interés, mientras tratan de maximizar aquellos positivos. 

Dentro de una estrategia de RSC hay lugar para la filantropía, pero la filantropía por sí sola no es RSC. La RSC no trata sobre cómo la empresa gasta el dinero que gana, sino cómo lo está ganando. La filantropía entraría de lleno en cómo se están gastando los beneficios de una empresa, tanto si se hace a título empresarial, como si es a título individual por parte de sus dueños o accionistas.

La RSC es una forma de gestión que aporta a las empresas numerosas ventajas. Todos los grupos de interés de la empresa pueden verse beneficiados de una gestión socialmente responsable, desde los empleados, pasando por los clientes y proveedores, hasta llegar a las propias comunidades locales de los lugares en los que la empresa opera, por citar algunos. Y toda esa mejora en las condiciones de esos grupos de interés, y en las del medio ambiente, la sociedad y la economía revierte positivamente en la empresa.

Por su parte, la mejora de la marca personal del empresario debida a sus acciones filantrópicas es innegable, aunque siempre existen, para una parte de la sociedad, suspicacias de si esas acciones se realizan por convencimiento real o tienen como fin el ahorro de impuestos o el “lavado de cara” del donante, sobre todo si éste es dueño o gran accionista de una empresa que se vale de triquiñuelas para pagar menos impuestos y/o cuya RSC es mejorable.

Por último, en el artículo también se señala que la pandemia mundial de Covid es una gran oportunidad para que las empresas realicen una RSC más auténtica y genuina, que contribuya a corto plazo a abordar los urgentes desafíos sociales y ambientales que acechan al planeta, y que, como resultado, construya una relación más sólida con sus grupos de interés. 

En las actuales políticas de RSC están ganando prioridad los clientes y empleados y, por tanto, se priorizan temas como la salud y seguridad de empleados y clientes, la digitalización y la realización de una comunicación eficiente que construya confianza y reputación.

Mientras, la filantropía tanto individual, empresarial como institucional ha sido receptiva a la situación y se ha movilizado de manera ágil y comprometida. Se ha invertido más en comunidades locales y se han establecido alianzas para llegar más lejos y más rápido con las donaciones.

Estándar
COVID19, gestión de crisis, reputación, rsc, sostenibilidad, tendencias, transparencia

Las empresas utilizan su RSE para aplacar los impactos de la Covid-19.

Photo by Evgeni Tcherkasski on Unsplash

La respuesta a la crisis provocada por el coronavirus ha puesto de nuevo de manifiesto la gran relevancia que las empresas tienen en la sociedad y su papel fundamental a la hora de dar respuestas rápidas a las situaciones más críticas, globales e inesperadas.

Muchas organizaciones han impulsado la RSE en diferentes ámbitos y han demostrado un comportamiento ejemplar poniendo sus recursos a disposición de la comunidad, dando respuesta a necesidades productivas, sanitarias, económicas, materiales y sociales.

La situación actual representa una gran oportunidad para la construcción de un mundo más sostenible, equitativo y que ponga el foco en las personas, así como para el asentamiento de los cimientos de un nuevo orden económico y social que tenga la aceleración digital como uno de los elementos clave.

Sigue leyendo
Estándar
educación, reputación, rsc, sostenibilidad, tendencias

Companies for Good: la empresa social que facilita el voluntariado corporativo.

Foto: Companies for Good.

Barreras como las dificultades de implementación o la desvinculación con la estrategia del negocio son, entre otras, las que hacen que el voluntariado corporativo sea una de las asignaturas pendientes de las empresas. Para ayudar a las organizaciones en la gestión del voluntariado nació Companies for Good.

La idea de Companies for Good surgió en Dubái a inicios de 2017 de la mano del emprendedor social Marc Cirera, tras darse cuenta de que muchas empresas de la región querían operar de forma más sostenible e involucrar a sus trabajadores en la creación de impacto social, pero no sabían como hacerlo ni tenían un equipo interno que pudiera dirigir el cambio.

Marc decidió entonces fundar Companies for Good, comenzando con una web muy sencilla y ofreciendo un par de iniciativas de voluntariado corporativo. En unos días, DHL contrató una limpieza de playas y justo después el equipo de Kellogg’s quiso plantar arboles, y ahí empezó todo.

Sigue leyendo
Estándar
ética, discapacidad, rsc, sostenibilidad, tendencias

Leyes que ni se cumplen, ni se persigue su incumplimiento.

Photo by Tingey Injury Law Firm on Unsplash

Cuando estudiábamos en el colegio e instituto, todos recordamos aquellas asignaturas como gimnasia, ética, religión y alguna más a las que, al menos en mis tiempos y en mi localización geográfica, denominábamos “las marías”, no sé si en mayúsculas o no, puesto que no recuerdo haber visto esa expresión escrita en ningún lugar.

“Las marías” eran asignaturas que no eran apenas tenidas en cuenta por muchos estudiantes, a las que no se les daba mucha importancia, no despertaban mucho interés, y que generalmente eran fáciles de aprobar sin mucho esfuerzo. Casi con asistir a clase ya era suficiente.

Para algunos estudiantes, los más malos, esas “marías” eran generalmente aprobadas con facilidad mientras que en las más complicadas se obtenían notas bajas o suspensos, generando unas cartillas de notas que podían ser desde un tanto pobres hasta ser directamente de espanto, en función del número de asignaturas “cateadas”.

Cuando estaba pensando en el contenido de este artículo de opinión, me ha venido a la cabeza el recuerdo de esas asignaturas, estableciendo un símil (un tanto rebuscado, he de reconocerlo) entre las diferentes obligaciones que tienen las empresas en nuestro país y las “marías”, pero no en toda la extensión de su significado.

Sigue leyendo
Estándar
COVID19, materialidad, rsc, sostenibilidad

La sostenibilidad y la COVID-19 está cambiando las preferencias de los consumidores.

La creciente preocupación por el cambio climático, la contaminación, la pérdida de biodiversidad, la escasez de recursos y el bienestar general de la sociedad hace que los consumidores se planteen serias preguntas sobre la sostenibilidad de las organizaciones de productos de consumo y de venta al por menor. 

Esos comportamientos y valores cambiantes de los consumidores con respecto a la protección del medio ambiente, la responsabilidad social y la inclusión económica se traducen, además, en una demanda de cambio corporativo

Más allá de los consumidores, los gobiernos, los grupos de interés público, los inversores, los competidores y los empleados también están presionando a estas organizaciones para que cambien sus formas de trabajo, sus culturas y sus productos. 

Estos cambios tienen implicaciones de gran alcance para el sector de productos de consumo y de retail y exigen que los productos, servicios, operaciones y ecosistemas en los que operan estas empresas sean sostenibles.

Sigue leyendo
Estándar
cambio climático, economía circular, rsc, sostenibilidad, tendencias

El papel de la economía circular en el cumplimiento de los objetivos climáticos.

Photo by Matt Seymour on Unsplash

Cumplir con los objetivos climáticos requiere una profunda transformación en la forma en que producimos y usamos los bienes.

Se calcula que un cambio a las energías renovables puede abordar el 55% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI), pero el otro 45% proviene de emisiones más difíciles de reducir, surgidas de la producción de edificios, vehículos, electrónica, ropa, alimentos, embalajes y otros bienes y activos que utilizamos a diario, entre otras cosas.

El informe “Completing the picture: How the circular economy tackles climate change” publicado por la Ellen MacArthur Foundation, nos muestra que la implementación de la economía circular es indispensable para reducir tales emisiones transformando la forma en que diseñamos, producimos y utilizamos los bienes.

La economía circular se sustenta en una transición a la energía renovable y, por lo tanto, proporciona un panorama más completo de las necesidades para responder al cambio climático.

Para ilustrar el potencial de la economía circular, el informe demuestra cómo la aplicación de estrategias basadas en ella en áreas clave puede eliminar casi la mitad de las emisiones restantes de la producción de bienes, unos 9.300 millones de toneladas de CO2 en 2050, lo que equivaldría a reducir a cero las emisiones actuales de todos los transportes.

Sigue leyendo

Estándar
cambio climático, riesgos, rsc, sostenibilidad, tendencias

Cómo abordar los riesgos sistémicos a través de la inversión transformacional

Photo by Loic Leray on Unsplash

El desarrollo de la pandemia de la COVID-19 y los efectos que ésta está produciendo debe servirnos de recordatorio de la importancia fundamental de comprender los riesgos complejos, interconectados y sistémicos y sus efectos en tiempo real en la economía mundial.

En las decisiones que toman al asignar capital a países, industrias y empresas individuales, los miembros de la comunidad de inversión institucional tienen el poder colectivo de promover el enfoque a largo plazo, abordar de manera constructiva los problemas complicados y aportar cambios positivos a nuestra economía, la sociedad y el planeta, todo ello mientras persiguen un rendimiento de la inversión que sea atractivo a la vez que ajustado al riesgo.

Justo en medio de la pandemia del coronavirus, el World Economic Forum ha publicado su informe “Transformational investment: Converting global systemic risks into sustainable returns” para conocer cuáles son esos riesgos sistémicos y cómo se abordan desde la perspectiva de las inversiones, examinando estudios de casos reales de inversiones en transformación y prácticas de gobernanza que los inversores a largo plazo ya están utilizando para hacer frente a estos riesgos mundiales.

Sigue leyendo

Estándar
cambio climático, comunicación, reporting, rsc, sostenibilidad, transparencia

La información ambiental de los informes no financieros, a examen.

Photo by Markus Winkler on Unsplash

Aunque la mayoría de las 50 principales empresas europeas están proporcionando información alineada con la Directiva de la Unión Europea sobre la presentación de informes no financieros (NFRD), dicha información continúa careciendo de la coherencia, la calidad y la comparabilidad que la Directivapretende.

A esa conclusión ha llegado el Climate Disclosure Standards Board (CDSB)tras  la realización de su informe “Falling short?  Why environmental and climate-related disclosures under the EU Non-Financial Reporting Directive must improve” en el que se  examina la información relacionada con el medio ambiente y el clima proporcionada en 2019 por las 50 mayores empresas europeas que cotizan en bolsa, con una capitalización de mercado combinada de 4,3 billones de dólares.

El objetivo de este estudio es informar a los encargados de la formulación de políticas de los cambios necesarios para mejorar la información ambiental en virtud de la Directiva de la UE sobre la presentación de informes no financieros para asegurar que ésta cumpla su propósito de aumentar la pertinencia, la coherencia y la comparabilidad de la información de las empresas.

Así mismo, pretende ayudar a los encargados de preparar los informes de las empresas a mejorar la información que presentan con arreglo a la Directiva, identificando los buenos estudios de casos prácticos y consejos, extraídos de las conclusiones de la revisión del CDSB.

Sigue leyendo

Estándar
COVID19, innovación, sostenibilidad

La oportunidad del sector energético ante la COVID-19.

placas-solares

Photo by American Public Power Association on Unsplash

La crisis económica mundial que ha causado la pandemia de la Covid-19 está teniendo efectos generalizados y a menudo dramáticos en las inversiones en el sector de la energía.

El reciente informe “World Energy Investment 2020“ de la Agencia Internacional de Energía (IEA) ha tenido en cuenta información de la situación hasta mediados de mayo y plantea una perspectiva única y completa de la forma en que las corrientes de capital energético se están reconfigurando a causa de la crisis, incluidas las estimaciones de las inversiones mundiales en energía para todo 2020.

Este estudio, en su quinta edición, es el análisis de referencia anual de la IEA sobre inversión y financiación en todas las áreas de suministro de combustible y electricidad, eficiencia e investigación y desarrollo.

Además de un examen completo de las tendencias de 2019 que precedieron a la crisis, el informe de este año pone de relieve cómo las empresas están en este momento reevaluando las estrategias (y los inversores reevaluando los riesgos) en respuesta a las profundas incertidumbres y tensiones financieras actuales.

Sigue leyendo

Estándar
ética, COVID19, rsc, sostenibilidad, tendencias

La sostenibilidad, una aliada de la industria de la moda para superar la crisis del COVID-19.

fashion-covid19

Photo by Lauren Fleischmannon Unsplash

La pandemia del COVID-19 y los consiguientes cierres sociales y económicos necesarios para contenerla están suponiendo para las industrias del vestido, el calzado y el textil una serie de retos sin precedentes.

Esta crisis está produciendo una sacudida en la industria de la moda en general. Los negocios minoristas han estado cerrados temporalmente, las marcas se están ajustando a la disminución del gasto de los clientes y los trabajadores de países como la India, Bangladesh y China están en situación de baja laboral debido a la reducción o la cancelación de pedidos.

Por si fuera poco, se espera que la inminente crisis económica acabe con más del 30% del negocio de la industria de la moda sólo en 2020.

Las preocupaciones “responsables” que antes predominaban en la industria (desde el abastecimiento de materiales sostenibles hasta la reducción de su huella de carbono y los derechos de los trabajadores) han quedado en estos difíciles momentos relegadas a consideraciones secundarias mientras las empresas luchan por gestionar las dificultades económicas a corto plazo.

Sigue leyendo

Estándar