confianza, reputación, riesgos, rsc, sostenibilidad, tendencias

¿Qué preocupa a los CEO españoles?

Photo by rawpixel on Unsplash

Las prioridades estratégicas, los riesgos empresariales que las empresas deben afrontar y la transformación digital son algunas de las preocupaciones principales de los consejeros delegados (CEO) a nivel mundial.

Así lo atestigua el informe Global CEO Outlook 2018 de KPMG que ha tenido en cuenta la opinión de 1.300 consejeros delegados de las mayores empresas del mundo (entre ellas 50 españolas) de 12 sectores industriales diferentes.

Los CEOs deben gestionar diferentes asuntos disruptivos más allá de la cada vez más rápida innovación tecnológica, un enorme volumen de problemas complejos, nuevos modelos de negocio y riesgos nuevos y cambiantes.

 

Factores externos y nuevos riesgos en el horizonte

Los factores externos necesitan de una adaptación y monitorización constante, ya que si no existe una agilidad a la hora de enfrentarlos se corre el riesgo de que la organización desaparezca, tal y como lo declara el 86% de los CEOs españoles y el 59% a nivel global.

Aparecen nuevos riesgos, complejos e interconectados que no pueden ser separados ni abordados desde una sola óptica.

Después de una época de estabilidad y consenso mundial, diversos temas como el Brexit, la guerra comercial entre EE.UU. y China o la negociación del Acuerdo de Libre Comercial de América del Norte (NAFTA) ponen de manifiesto el inestable presente geopolítico en el que se mueven las organizaciones.

Sigue leyendo

Estándar
comunicación, isr, reporting, riesgos, rsc, sostenibilidad

¿Cómo demostrar el valor de los negocios sostenibles a los inversores?

Photo by Chris Liverani on Unsplash

El interés de los accionistas por los impactos sociales, ambientales y económicos de las empresas se ha incrementado a medida que la RSC se ha ido haciendo su hueco en los métodos modernos de gestión empresarial.

Pero las empresas en general desconocen exactamente cómo es usada la información de sostenibilidad que proporcionan a los inversores, si les es interesante y fácil de interpretar, y por último qué parte de la información es la que tienen en cuenta en sus procesos de toma de decisiones.

Ese desconocimiento hace que sea más difícil la participación de los inversores en la integración de los problemas de sostenibilidad en la estrategia empresarial y también, por tanto, que se cree valor a largo plazo.

Para abordar los desafíos relacionados con la creación de valor a largo plazo y las brechas en la cadena de valor corporativa y de inversión, Corporate Citizenship lanzó un proyecto que sigue a otras iniciativas anteriores como ‘Focusing Capital on the Long Term’ (FCLT), que fue realizada por el Consejo de Inversiones del Plan de Pensiones de Canadá (CPPIB) y McKinsey & Company en 2013.

Un proyecto llevado a cabo a través de la revisión detallada de estudios existentes y realizando su propia investigación que ha incluido entrevistas con los principales líderes de opinión en el tema y también con inversores interesados.

El informe ‘Getting on the right track: How to demonstrate the value of sustainable business to investors‘ fue el resultado de su investigación y trata de explicar las razones por las que el modelo actual no está funcionando, y realiza recomendaciones encaminadas a proporcionar una guía práctica para los equipos de RSC y de Relaciones con los Inversores sobre cómo demostrar mejor el rendimiento real de las acciones de RSC a ese tipo de audiencia.

Sigue leyendo

Estándar
riesgos, rsc, sostenibilidad, tendencias

Un nuevo marco para la gestión de los riesgos de RSC en las organizaciones.

Photo by Fancycrave on Unsplash

La gestión de los riesgos relacionados con la responsabilidad social corporativa  (RSC) es algo que, aún no siendo nuevo, todavía ha de interiorizarse más en aquellas empresas que realizan una gestión efectiva de sus riesgos globales.

En un mundo de los negocios en constante evolución, muchos de los riesgos relacionados con RSC que antes se consideraban “emergentes” o “cisnes negros” ahora son mucho más comunes.

Además, estos son asuntos que ya no pueden dejarse simplemente a los gobiernos o las organizaciones no gubernamentales para que se resuelvan “por sí solos”, y por tanto las empresas deben tomar conciencia y actuar en consecuencia.

Próximamente se va a añadir una nueva guía para la incorporación de riesgos RSC a las ya existentes, lo cual debería servir de acicate para que sean contemplados y gestionados correcta y profundamente.

Uno de los estándares de gestión de riesgos empresariales (ERM) más conocidos y utilizados es, junto a ISO 31000, el “Enterprise Risk Management—Integrated Framework” del Committee Of Sponsoring Organizations (COSO).

Para complementar dicho marco de gestión, COSO y el World Business Council for Sustainable Development (WBCSD) están colaborando para desarrollar una guía de aplicaciónpara empresas que integren riesgos relacionados con la RSC dentro de sus actividades globales de ERM.

Esa guía de aplicación está en versión borrador hasta finales de junio y todo aquel que quiera puede hacer sus aportacionesy comentarios a la misma.

Para su desarrollo se aprovechan los marcos de decisión útiles existentes, ejemplos de empresas y herramientas para proporcionar a los administradores de riesgos y sostenibilidad enfoques prácticos para gestionar los riesgos de RSC.

Tiene como objetivo principal ayudar a las organizaciones a acelerar la integración de riesgos y oportunidades relacionados con RSC y ayudarles a comprender mejor sus perfiles de riesgo completos.

También quiere desarrollar métodos para superar los desafíos de riesgos de RSC, incluyendo su identificación, la evaluación de su gravedad con consecuencias financieras inciertas, y el desarrollo de respuestas innovadoras para esos riesgos y oportunidades.

Sigue leyendo

Estándar
cambio climático, riesgos, rsc, sostenibilidad, tendencias

Reducción de emisiones: ¿Cómo están las empresas españolas y hacia dónde van?

Photo by veeterzy on Unsplash

El Acuerdo de París para la lucha contra el cambio climático ha supuesto un gran impulso a nivel internacional para la transformación de los actuales modelos de producción y consumo hacia modelos bajos en emisiones, tal y como se desprende del informe “CDP Climate Change Report 2017” del Carbon Disclosure Project.

Dicho estudio publicado en febrero pretende evaluar el progreso en la gestión de emisiones de carbono y de los riesgos y oportunidades relacionados con el cambio climático de las mayores empresas por capitalización de todo el mundo.

En la edición española del informe, se recogen los resultados de la encuesta a 49 de las 85 empresas españolas con mayor capitalización bursátil en cuanto a resultados y acciones para mitigar las emisiones de carbono correspondientes al año 2016.

Ese  cerca de 57% de participación en la encuesta hace que los datos y números deban ser observados con prudencia.

Afortunadamente, casi todos los sectores industriales no sólo han mantenido su participación en la encuesta sino que incluso ésta ha aumentado respecto al estudio anterior, lo cual refleja el compromiso a largo plazo que el sector corporativo está asumiendo en la lucha contra el cambio climático.

Un compromiso y papel crucial de las empresas que la Ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, reconoce en el prólogo del informe en el que también declara que en España se está “trabajando intensamente con el sector privado para lanzar la Plataforma Española para la Acción Climática, creando un marco de colaboración donde compartir las mejores prácticas, dar seguimiento a las actuaciones y medir el efecto de las mismas, con compromisos cuantificables que permitan acelerar la acción climática”.

Sigue leyendo

Estándar
ética, confianza, educación, reputación, riesgos, rsc, transparencia

Responsabilidad social universitaria, ¿estás ahí?

Photo by Honey Yanibel Minaya Cruz on Unsplash

El reciente escándalo relacionado con el título de máster “otorgado” por la Universidad Rey Juan Carlos a la ya ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha puesto en el punto de mira no sólo a las personas involucradas sino a las mismas universidades como estamentos educativos.

Más allá del caso de la Sra. Cifuentes han surgido dudas con los estudios realizados (o no) por otros personajes políticos y por cómo los han plasmado en sus correspondientes currículums puestos a disposición del público en general a través de diversos portales, y también ha habido polémica por algunos currículums que han sido modificados por no ajustarse del todo o en parte a la realidad.

Es un tanto absurdo (y sobre todo fuera de la temática de este medio) realizar una crítica centrada en dichas personas ya que, más allá de la significancia política de algunos o dentro de la universidad para otros, serán los jueces los que determinen sus responsabilidades y posibles consecuencias penales.

Pero sí nos podemos centrar en el funcionamiento de los estamentos desde el punto de vista de su responsabilidad social, en este caso concreto, universitaria.

Son las universidades, como cualquier otro tipo de organización o empresa, las que deben impedir que ocurran este tipo de hechos que no sólo repercuten negativamente en su propia reputación sino que lo hacen también sobre los alumnos cuya formación se realiza correctamente, bajo unos estándares fijos de cumplimiento para todos y sin ningún tipo de trucos o beneficios.

Sigue leyendo

Estándar
innovación, riesgos, rsc, sostenibilidad, tendencias

Renta básica ¿solución a la automatización?

Photo by Mathieu Turle on Unsplash

Es totalmente necesario el encontrar fórmulas que permitan en un futuro próximo la subsistencia de aquellas personas que no volverán a trabajar debido a la automatización de sus tareas.

Hace unas semanas planteaba en este medio algunos de los riesgos que las nuevas tecnologías están ya introduciendo en nuestro día a día en el artículo “Inteligencia artificial y responsabilidad social corporativa”.

Hoy voy a dedicar este espacio a otro de esos dilemas que vienen derivados de esas tecnologías que en un futuro próximo van a causar que muchísimos millones de personas en todo el planeta se vean obligados a caer en las garras del desempleo quizá por el resto de sus vidas.

Un desempleo en el que pocos piensan porque realmente no se han dado cuenta aún de la amenaza que supone para sus oficios el desarrollo e implantación de nuevas soluciones que barrerán del mapa la necesidad de que un humano esté al mando de una máquina que funcionará por sí sola.

Sin ir más lejos, y con todo el respeto para este colectivo de trabajadores que defienden sus lícitos intereses, me sorprende ver las manifestaciones de taxistas en muchas ciudades de España y el resto del mundo en contra de la intromisión en su sector de empresas como Uber o Cabify (léase “De la innovación a la precariedad laboral del transporte privado).

Sigue leyendo

Estándar
ética, comunicación, confianza, gestión de crisis, reputación, riesgos, rsc, transparencia

Facebook no ha hecho sus deberes.

Photo by William Iven on Unsplash

Por casi todos es conocida ya la frase referida a los servicios gratuitos en internet de “si aquello que recibes es gratis, es que realmente el producto eres tú”. Esa afirmación no es sólo cierta sino que ha quedado realmente patente en el escándalo en el que se ha visto implicado Facebook.

El viernes 16 de febrero, Facebook anunció la cancelación de la cuenta en la red social de la empresa británica de explotación de datos Cambridge Analytica por usar datos recopilados de manera inapropiada de los usuarios de dicha red.

Cambridge Analytica utilizó información proveniente de entre 30 y 50 millones de ciudadanos de Estados Unidos que habían sido inicialmente recopilados por el académico de la Universidad de Cambridge, Aleksandr Kogan.

Los datos se recolectaban a través de la contestación a una encuesta (gratificada con unos 2$) que tenía como únicos requerimientos ser estadounidense y descargar una app de Facebook que obtendría información sobre el encuestado y su red (p.e. datos demográficos básicos y “me gusta” de categorías, lugares, personas famosas, etc.).

Ese conjunto de datos iba a ser utilizado sólo para fines de investigación académica de manera agregada y sin posibilidad de identificar a sujetos individuales, pero no fue así.

Facebook fue conocedora de estos hechos y pidió a la empresa que destruyera estos datos en 2015, lo cual no sucedió realmente.

Sigue leyendo

Estándar