cambio climático, riesgos, rsc, sostenibilidad, tendencias

Cómo abordar los riesgos sistémicos a través de la inversión transformacional

Photo by Loic Leray on Unsplash

El desarrollo de la pandemia de la COVID-19 y los efectos que ésta está produciendo debe servirnos de recordatorio de la importancia fundamental de comprender los riesgos complejos, interconectados y sistémicos y sus efectos en tiempo real en la economía mundial.

En las decisiones que toman al asignar capital a países, industrias y empresas individuales, los miembros de la comunidad de inversión institucional tienen el poder colectivo de promover el enfoque a largo plazo, abordar de manera constructiva los problemas complicados y aportar cambios positivos a nuestra economía, la sociedad y el planeta, todo ello mientras persiguen un rendimiento de la inversión que sea atractivo a la vez que ajustado al riesgo.

Justo en medio de la pandemia del coronavirus, el World Economic Forum ha publicado su informe “Transformational investment: Converting global systemic risks into sustainable returns” para conocer cuáles son esos riesgos sistémicos y cómo se abordan desde la perspectiva de las inversiones, examinando estudios de casos reales de inversiones en transformación y prácticas de gobernanza que los inversores a largo plazo ya están utilizando para hacer frente a estos riesgos mundiales.

Por inversión transformacional, se entiende aquella inversión que tiene por objeto obtener un atractivo rendimiento previsto ajustado al riesgo en el contexto de la cartera general de un determinado propietario de activos y, al mismo tiempo, se espera que contribuya a mitigar o abordar uno o más riesgos a largo plazo.

Debido a las fechas en que se ha hecho público, en este informe no se ha podido evaluar los efectos causados por el COVID-19, lo cual quedará para la edición del año que viene.

 

Los riesgos sistémicos mundiales no son fáciles de evaluar.

Los impactos del comportamiento de una empresa específica en el medio ambiente, la economía y la sociedad se han considerado históricamente como “externalidades“. A falta de una reglamentación explícita (como multas, impuestos o subvenciones), esos efectos no se han tenido en cuenta en general en la fijación del precio de los distintos valores porque no se espera que “aparezcan” a corto plazo.

Las grupos de interés a nivel mundial tienen un particular interés en estas externalidades, ya que el comportamiento colectivo produce (o no logra mitigar) los riesgos sistémicos mundiales a largo plazo que amenazan el funcionamiento continuo y sostenible de nuestra sociedad, la economía o el planeta.

Tal vez el más obvio de estos riesgos es el cambio climático provocado por las emisiones de carbono generadas por el hombre. La seguridad del agua, la estabilidad geopolítica, la evolución tecnológica, los cambios demográficos y los tipos de interés bajos y negativos también pueden evaluarse como riesgos sistémicos mundiales a largo plazo.

Riesgos contemplados en el informe “Transformational investment: Converting global systemic risks into sustainable returns”. Fuente: Traducción propia.

Estos riesgos tienen características en comúny las respuestas adecuadas requieren más que cambiar el comportamiento de un gobierno, un corporación o un individuo, por lo que la acción colectiva es necesaria.

Los accionistas universales tienen una gran capacidad para buscar inversiones de transformación para mitigar estos riesgos, mientras a la vez se capta un atractivo retorno de la inversión.

Cuando los accionistas universales individuales actúan en colaboración, pueden producir un impacto mayor y más rápido. Esta dinámica está impulsando un creciente reconocimiento de la importancia de acción colectiva de los propietarios de activos institucionales.

La evaluación de cualquiera de los riesgos sistémicos mundiales a largo plazo es un desafío, pero establecer las interrelaciones entre los riesgos que se deben tener cuenta hace que la tarea sea aún más difícil. Además, los inversores pueden verse afectados de diferentes maneras por un riesgo determinado dependiendo de sus circunstancias y contexto específicos.

 

Un marco para la adopción de decisiones.

Los seis riesgos sistémicos mundiales señalados desafían las prácticas convencionales y habituales de inversión y gestión de riesgos, y, en el mejor de los casos, los inversores sólo pueden observar parcialmente sus efectos, ya que tienen una experiencia histórica limitada.

A pesar de que los riesgos sistémicos pueden agravar las tensiones del sistema económico y financiero, a menudo no se identifican de manera eficaz, no se les asigna un precio eficiente o no se miden y gestionan.

El marco de gobernanza y adopción de decisiones en seis etapas propuesto en el informe dota a los inversores a largo plazo con un proceso de gobernanza y un conjunto de medidas destinadas a transformar los riesgos sistémicos mundiales en oportunidades de rendimiento sostenible.

La primera etapa está basada en la comprensión y priorización de las  tendencias sistémicas mundiales en base a cómo afectan a los objetivos económicos y de inversión de los interesados (a medio y largo plazo), a si representan un riesgo potencial (ya sea por el incumplimiento de los objetivos o por otros resultados adversos) o si son riesgos no recompensados que no se abordan adecuadamente en el proceso de inversión existente.

La colaboración es la piedra angular de la segunda etapa. En ella, entre otras cuestiones, se apremia a la coordinación con los pares, grupos de la industria, reguladores y líderes del sistema financiero y a aprovechar las mejores prácticas.

Diseñar políticas y educar a líderes y ejecutivos es también de vital importancia, sobre todo en cuanto al impacto y riesgo de las inversiones para los interesados y beneficiarios, a la responsabilidad fiduciaria en los diferentes países, o a la alineación de responsabilidades en toda la organización.

La cuarta etapa se basa en la propia inversión, gestionando la exposición de las carteras a los riesgos sistémicos y contemplando procesos de construcción/actualización basados en la investigación de riesgos, análisis de escenarios, asignación estratégica de activos, entre otros.

Conseguir el cambio a través de la transformación y creación de nuevas carteras es la penúltima etapa de la hoja de ruta. Ello contempla, entre otras cosas, la incorporación de procesos para la selección de “empresas del futuro” que aumenten la resistencia de la cartera dentro de las tolerancias de riesgo y rendimiento de los fondos, y la consideración de utilizar estructuras e instrumentos innovadores.

Finalmente, una vez hecho todo lo anterior, se debe medir el impacto de las acciones, aplicar un marco de vigilancia sobre las organizaciones, comprobar e informar sobre el cumplimiento de las políticas, informar tanto interna como externamente a los interesados, y crear una cultura de aprendizaje y mejora continua que capte la evolución de las tendencias.

Resumen del marco de gobernanza y adopción de decisiones. Fuente: Traducción de“Transformational investment: Converting global systemic risks into sustainable returns”

 

Beneficios de la aplicación del marco de decisiones.

Cuatro son, según el informe, los posibles beneficios particulares del marco de gobernanza y adopción de decisiones:

  • Definición de itinerarios para los inversores que aspiran a convertirse en líderes del mercado en hacer frente a los riesgos sistémicos mundiales.
  • Implantación de una disciplina para lograr una gestión holística y hacer frente a los riesgos sistémicos mundiales.
  • Colaboración para afrontar y adaptarse a los desafíos, mediante la identificación de stakeholders con intereses alineados y la elaboración de enfoques integrales que resuelvan las interdependencias de los riesgos.
  • Implantación de medidas de supervisión que establezcan una comprensión fundamental del impacto del riesgo.

Al desplegar el capital en inversiones transformadoras, los accionistas universales ya están influyendo en muchas de las tendencias sistémicas mencionadas anteriormente, pero la mejora acelerada requiere de ser realizada a mayor escala.

Tanto la colaboración como las acciones individuales son esenciales para el avance de innovación pragmática y cambio a gran escala. Se espera que las iniciativas de transformación progresen y mejoren el estado actual de la inversión mediante la elaboración de instrumentos de medición para evaluar la exposición a las tendencias sistémicas mundiales y el impacto de éstas en resultados de las carteras y de las partes interesadas.

También, identificar sistemáticamente soluciones de inversión transformacional que coincidan con las necesidades e intenciones de los inversores a largo plazo, o realizar una mayor intermediación con los gobiernos para establecer políticas y prácticas óptimas que protejan a largo plazo inversores y reduzcan el riesgo político asociado a las inversiones de transformación, pueden ser iniciativas necesarias y de gran interés para la mejora del estado actual de las inversiones.

 

Nota: Este artículo fue previamente publicado en Compromiso Empresarial el 22/7/20.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .